comerparaperder

viernes, 6 de noviembre de 2009

Tsutsumi: La fábrica ecológica

El nuevo Toyota Prius, el auto híbrido más vendido del mundo, se fabrica en la planta de Toyota en Tsutsumi, una fábrica ecológica activa que obtuvo la norma verde, la ISO 14001 de Sistemas de gestión medioambiental, en 1996.

Entre 2003 y 2007, la planta consiguió una reducción del 21 % de los residuos, un 48 % de reducción del uso de compuestos orgánicos volátiles, un 14 % de reducción del uso de agua y un 36 % de reducción de las emisiones de CO2. En colaboración con Panasonic, la batería híbrida se fabrica también en una planta que funciona según la ISO 14001 de Sistemas de gestión medioambiental.

Las plantas de fabricación de Toyota, dotadas de calefacción y refrigeración a base de energía solar, rodeadas de árboles autóctonos y comprometidas con acciones de "cero residuos a vertedero", se encuentra entre las más avanzadas del mundo desde el punto de vista medioambiental.

El nuevo Prius se fabrica en la planta de Toyota en Tsutsumi, que constituye en sí misma un proyecto de fábrica ecológica activa que apuesta por conseguir una simbiosis con la comunidad local, en armonía con el entorno natural y que lleva funcionando 100 años.

Gracias a las exhaustivas iniciativas medioambientales, ha visto reducido el total de sus emisiones de CO2 en un 51 % (un 65 % por vehículo unitario) entre 1990 y 2006. Esta reducción de 138.000 toneladas equivale a las emisiones anuales de CO2 de unos 15.000 hogares.

Hasta la fecha, las medidas de reducción de CO2 han incluido la instalación de un sistema generador de energía de tipo motor de gas, la instalación de una caldera más pequeña para la planta, el cambio a una iluminación con mayor ahorro energético, las patrullas de ahorro energético y los considerables ahorros de energía durante las paradas de la planta.

Entre las nuevas iniciativas destaca la utilización de energías renovables mediante la instalación generalizada de paneles fotovoltaicos para la generación de 2.000 kW, lo que supone el 50 % de las necesidades eléctricas de la planta. Se ha implantado un sistema de control de energía para reducir aún más el uso eléctrico durante las paradas, y la introducción generalizada de "conductos de luz solar" proporciona luz natural incluso en los edificios sin ventanas.

En la planta de Tsutsumi, el envío de residuos al vertedero se ha eliminado completamente, y los residuos incinerados se han reducido en un 82 % entre 1999 y 2006, de 5.423 toneladas a sólo 730 toneladas, siendo la eliminación total el objetivo de futuro.
Por otra parte, la instalación de sistemas de reciclaje de agua ha dado lugar a una reducción del 50 % de los vertidos de agua de la planta al río local. El agua vertida está de hecho más limpia que la propia del río.

Entre otras iniciativas, está la aplicación de 22.000 metros cuadrados de pintura fotocatalítica en la nave de la planta de ensamblaje, lo que tendrá el mismo efecto medioambiental que plantar unos 2.000 chopos (árbol autóctono del sureste asiático). Por otra parte, la planta se ha beneficiado de un extenso programa de plantación de árboles llevado a cabo por trabajadores y miembros de la comunidad local. Recientemente, 5.000 personas plantaron unos 50.000 árboles en los terrenos de la fábrica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿No encuentras lo que buscas? Encuéntralo en Google

Se ha producido un error en este gadget.