comerparaperder

domingo, 5 de julio de 2009

Cuando no te toca, no te toca

No cabe duda. Cuando no ha sonado tu hora de abandonar este mundo, simplemente te quedas aquí, pase lo que pase a tu alrededor.
Esta es la historia de un ingeniero japonés que estaba en la ciudad de Hiroshima cuando cayó la bomba nuclear, al final de la segunda guerra mundial, el 6 de agosto de 1945.
Estaba a tres kilómetros de la explosión y resultó con quemaduras de gravedad pero sobrevivió.
3 días después regresó a su ciudad natal, Nagasaki, y le tocó la segunda bomba nuclear, de nuevo a 3 kilómetros de la explosión y sobrevivió de nuevo. Apenas en 2009 el gobierno japonés lo reconoció oficialmente a sus 93 años como un sobreviviente de las dos bombas atómicas.

Wikipedia

¿Suerte? ¿Destino? ¿Capricho de Dios? ¿Simplemente no le tocaba?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿No encuentras lo que buscas? Encuéntralo en Google

Se ha producido un error en este gadget.