comerparaperder

jueves, 15 de septiembre de 2011

Un viejo amor no se olvida, hasta que lo vuelves a ver

Dice una añeja canción de Alfonso Esparza Oteo que:

Un viejo amor ni se olvida ni se deja
De nuestra alma sí se aleja, pero nunca dice adios

¿Será? ¿Será que todos llevamos en el alma un viejo amor?

Normalmente los recuerdos agradables se van magnificando e idealizando con el tiempo. Y se van mejorando las partes bonitas y van desapareciendo las no tanto.
El extremo de esto es cuando escuchamos mencionar, sea hablando de canciones, artistas, películas, programas, etc, que lo mejor era lo de antes. Quien nos lo dice casi siempre es alguien que disfrutó de eso hace años, y al  material se le une la nostalgia, mientras que las canciones actuales no traen esa nostalgia , y por tanto no son mejores a las de mis recuerdos. Se unen recuerdos con sentimientos y sensaciones. Pero a veces eso implica el quedarse clavado a una época. Y ahí podría iniciar un interminable polémica sobre si era mejor lo de antes o simplemente me gusta más lo de antes. Y mejor no la inicio, porque hay gente que se lo toma muy en serio.

Aquí está un video que ejemplifica lo que es quedarse con un recuerdo y aumentarlo hasta idealizarlo. Digamos que exagerando para entender. Y puedo decir que el final no me gustó. Me pareció malagradecido, pero mejor véanlo y ya me verán si coinciden conmigo.



video

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿No encuentras lo que buscas? Encuéntralo en Google

Se ha producido un error en este gadget.